Honda CB300R «GOLPE DE ALAS»

La era más tendenciosa que se ha vivido en el motociclismo cuenta con grandes exponentes de todas las nacionalidades, el turno para los del sol naciente ha llegado con el Neo Sport Café y lo han hecho en grande

Este modelo es el más compacta de la familia Neo Sport Café de Honda y tiene varios retos por delante. Para comenzar, ser una urbana digna del día a día; ser una digna rival para las naked de 300 cc instaladas en el segmento y además de dar ese extra de estilo para ser reconocida como una Neo Classic… nada fácil.

Estéticamente, estamos frente a una motocicleta que adoptó a su modo las líneas del modelo conceptual presentado en el EICMA de 2015, lo cual, suma un plus para la misma, pues si de algo se ha caracterizado Honda en los últimos años, es de presentar propuestas que sin duda, marcan tendencia y brillan por refinadas y modernas.

MUCHO ESTILO

Se trata en esencia de una naked esculpida bajo el cincel de lo que hoy se define como Modern Classic, con elementos que la colocan más bien como una Neo Classic. Todo comienza con el bello faro redondo con bisel en aluminio cepillado e iluminado por LED, el cual, si bien pretende dar una estética clásica, durante la operación demuestra modernidad y alta eficiencia; se hace acompañar de las direccionales LED que en todo momento están encendidas, dando ese toque custom o clásico, muy refinado.

El diseño del depósito, es la continuación de este frente tan refinado, haciendo una línea sucesiva, denotando modernidad y deportividad en una forma compacta. El mismo, se acompaña en la parte baja con los deflectores o tapas laterales del radiador en color aluminio satinado, muy a juego con el bisel del faro, las barras y detalles como las palancas y posapiés.

Los deflectores color aluminio satinado son un gran aporte,

El asiento ofrece un acolchado apto para su uso diario, al ser de doble altura, te permitirá viajar cómodamente con acompañante sin impedir disfrutar el paisaje. De hecho, el mismo se convierte en la zaga de la moto, culminando en su parte baja lateral con un juego de asideras compactas y el piloto trasero LED, que se ilumina en patrón de puntos perimetrales, moderno y difícilmente igual a otro modelo.

La postura de manejo es adecuada para sus intenciones, los pies no van demasiado encogidos y la altura del manillar es perfecta para pasar horas a bordo de ella, sin mencionar que el radio de giro nos permite escurrirnos en el tránsito sin dificultades. De hecho, se percibe como una moto muy balanceada, ligera, pero con el aplome digno de una “trescientos”.

DE NUEVA FACTURA

Para animar a esta nipona, se hace uso de un monociclíndrico compacto de 286 cc, con las bondades de la era moderna, es decir sistema de inyección electrónica y enfriamiento por líquido, lo cual, le permite desarrollar 31 HP a las 8,500 rpm, con un torque de 27.7 Nm conseguidos a las 7,250 rpm, lo que habla de un desempeño muy confiable en ambientes citadinos y de hecho, así es.

Ágil, de buen desempeño y muy linda, sin duda la CB300R llama la atención

La calidad de operación es loable, con un mínimo de vibraciones, y una entrega progresiva, no explosiva, pero alegre. Ideal para darle un toque muy divertido a cada trayecto, aún acompañados. Y es que a diferencia de un 250 cc, este motor abre un panorama muy distinto, donde se obtiene un pilotaje más seguro y hasta cierto punto, deportivo.

Sí, acabas de leer deportivo y esto toma también sustento en la ciclística, donde resalta la horquilla invertida de 41 mm al frente y el monoshock para el eje trasero con sistema pro-link, de precarga en cinco posiciones distintas, perfectamente asociados al compacto, pero robusto chasís tubular.

LA EXCELENTE MEZCLA DE DEPORTIVIDAD Y TENDENCIA CLÁSICA LA HACEN MUY ATRACTIVA, AÚN PARA LOS QUE NO LA CONOCEN

El resultado se traduce en un manejo que se aleja de todo aquello que se pueda definir como aburrido. La firmeza en curvas es justo la que se busca cuando leemos CB300R y es tan suave para filtrar las irregularidades de las peculiares carpetas asfálticas.

CONCLUSIÓN

Sí, es una naked con el talante que el segmento exige, sobre todo para sus usuarios, no es la más radical, pero en nada decepciona. Una Neo Classic dispuesta a debatir de frente con la Husqvarna de líneas similares. Como urbana, es confiable y rendidora, justo lo que buscas en un producto de origen nipón. Su precio (120 mil pesos) la coloca por encima de algunas rivales pero hasta cierto punto es la más reciente en nuestro mercado y habrá que comparar precios en cuestión de servicios y refacciones, algo que Honda tiene bien trabajado en el país, será cuestión de que tu corazón te diga si vas o no por ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.