Harley-Davidson Fat Bob 114 – “FIESTA DE PODER”

¿Puede una custom erogar sensaciones deportivas?¿Lucir como una naked y a su vez como una dragster? Para esta Harley todo lo anterior es válido y se ha encargado de callar bocas a más de uno con argumentos tan válidos, como ciertos

Texto: Eduardo Jiménez Fotos: Carlos Quevedo

La renovación en la gama Softail llegó a diversos factores como diseño, tecnología y motorizaciones; H-D busca mantener a sus clientes, consintiéndolos como nunca, pero también atraer público nuevo, joven y sediento de una experiencia custom como ellos la pueden ofrecer.

La Fat Bob, no solo presume chasís nuevo y apariencia que sin duda a muchos nos parece majestuosa, sino también la posibilidad de elegir motorizaciones: el Milwaukee-Eight 107 o 114 y para nuestra fortuna probamos la mayor, que equivale a 1,868 cc concentrados en un motor en V con dos cilindros y escapes 2-1-2. Una locura, pero digna de ser comprobada en su desempeño y disfrutada tanto como fuese posible.

DÉJATE SEDUCIR

Una de las premisas más fuertes era la de ofrecer un producto diferente, divertido, dinámico y atractivo, esta Fat Bob 114 lo ha logrado. Su diseño moderno no deja de lado el ADN de su historia, es refinado y adecuado a las tendencias de la industria.

Comenzando por el faro oval LED, bien aderezado con DLR (Day Light Running); manillar ancho y plano para una postura agresiva y claro, una saga que responde perfectamente al segmento de origen, pero refinada de tal manera que solo se acompaña de un par de faros tipo bullet en LED y una salpicadera flotante similar a las utilizadas por las naked.

El cuadro de instrumentos, es un claro ejemplo de esmero al diseño, mezclando un enorme velocímetro y una pantalla de colores invertidos con gráficos contemporáneos para visualizar más información que nunca, incluso, el nivel de combustible del depósito.

Los enormes neumáticos de 16 pulgadas y anchas pisadas, poseen un diseño tipo gajo para magnificar su agresividad y en este caso, ofrecen una rodada con mucha seguridad.

NUEVA TÉCNICA

Según la fábrica, su nuevo chasís es hasta un 65% más resistente, para ofrecer 35% de mayor rigidez y reducir el peso total hasta 15 kilos menos respecto a los anteriores. Todo acompañado de un juego de suspensiones mucho más efectivas.

Al frente, barras anodizadas de 43 mm firmadas por Showa con sistema Dual Bending Valve (SDBV) para un comportamiento más lineal; mientras que atrás, aprovechando el rediseño del chasís, el monoshock con ajuste de precarga externo, sustituye al juego de amortiguadores convencionales (aunque su regulación resulta complicada debido a la dureza).

Las suspensiones presumen firmeza, el elevado ángulo de inclinación te permite curvear como jamás imaginaste en una H-D

El resultado de todos estos cambios, es notable, con un manejo tan dinámico como lo esperas, aunque con una sensación de falta de firmeza en el eje delantero, pero en nada comparado a las horquillas de antigua manufactura y en lo general, con una marcha mucho más suave en ciudad, libre de esos dolores en la espina dorsal por la seca y carente amortiguación.

Toda esta cinemática es posible gracias al brutal propulsor M-E 114 y sus enormes dosis de par en todas las marchas, incluso desde parado y por debajo de las dos mil rpm ya puedes saborear la dulzura de este bloque. Arrancar derrapando llanta es cosa fácil para esta Fat Bob, que aumenta claramente sus prestaciones respecto a la última Dyna, otorgando una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 3,5 segundos y a su vez, permitiendo unas recuperaciones fulminantes como pocas de su especie.

El nuevo juego de frenos también actúa con precisión, y aunque la horquilla es suave en términos generales, soporta bien las cargas y es estructuralmente rígida

 

Se trata de una Custom de más de 300 kg, lo cual conlleva a lidiar con inercias y un carácter bien alejado de una moto deportiva, pero que en comparación con sus hermanas e incluso con rivales de menor cilindraje y peso, resulta muy divertida, un concepto de manejo bello, diferente y claramente evolucionado.

CONTUNDENTE

Estamos frente a parte del futuro de la marca y su slogan “All for freedom, freedom for all” nos queda más claro, la desaparición de la gama Dyna y la propia inclusión de tres de ellas en la Softail ha dado como resultado un claro avance en pro de sus desarrollos.

Es cierto que las vibraciones actualmente son casi imperceptibles, también lo es el sonido de su motor, que no ruge como solían hacerlo, ni acelerando a fondo, triste y cierto, pero a cambio se ha ganado eficiencia y respuesta en todo su esplendor.

Hoy tenemos una Fat Bob (M-E 114 desde 363,900 pesos) que respeta su esencia y mantiene su ADN en lo alto, pero adecuada a los gustos más modernos y exigentes, aunado a un nivel de seguridad y dinámica al que ya podemos considerar respetable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.