Yamaha YZF-R1 / YZF R1M “Re1na Nipona”

La firma de los diapasones sabían perfectamente que la YZF-R1 debía sufrir un renovación, este año han realizado ajustes pertinentes y la electrónica tiene más presencia

Los de Iwata renovaron o mejor dicho perfeccionaron su superbike, aunque para ser más precisos son dos, ya que la versión más radical, YZF-R1M también tuvo ajustes.

En 2019 se cumplen 21 de que Yamaha cimbró el mercado con la YZF-R1, el año pasado vimos surgir una versión especial en el EICMA, Yamaha GYTR para conmemorar las dos décadas de la R1 y este año viene una mejora más completa.

El ADN de MotoGP se conserva, algo que es característico desde hace algunos años es la entrada de aire frontal al centro del carenado, en ese mismo conjunto vemos los testigos LED y el grupo óptico que sin duda ambos tienen un lindo diseño.

El resto del carenado ha recibido algunos ajustes en sus formas laterales para hacerlo lucir más compacto y envolvente, tanto así que las líneas recorren desde el frente hasta el depósito de combustible, Yamaha asegura que esto aporta hasta un 5% a la aerodinámica en altas velocidades.

Electrónica Más Presente

Los cambios o mejoras más notorias para esta nueva generación están en el apartado de electrónica, algo más que común en estos tiempos y en casi todas las marcas. La nueva R1 posee un acelerador electrónico APSG (Accelerator Position Sensor Grip) que consta de un imán y un sensor que se encarga de mandar la ubicación exacta del puño del gas a la centralita.

El frente suele cautivar a más de uno, sin duda un gran acierto

Se añadió una IMU de seis ejes que promete más control, ya que se encarga de recoger datos a través de un acelerómetro 125 veces cada segundo y son transmitidos a la ECU, lo que se traduce como un monitoreo en tiempo real de todos los elementos de la montura. Esta nueva generación incorpora el control de freno (BC) de dos niveles y ABS con asistencia en curva.

Conocidos y mejorados

El motor continúa siendo el mismo, un cuatro en línea de 998 cc con su característico calado crossplane aunque para esta versión renovada ya está listo para afrontar la Euro 5; sus números debían seguir siendo atractivos a pesar de las restricciones, Yamaha declara 200 HP de potencia máxima y un par motor de 113.3 Nm.

Además incorpora nuevos balancines finger-follower y nuevas levas que mejoran el alzado de las válvulas a altas revoluciones, con lo que los nipones han evitado incorporar algún sistema de distribución variable, que están en tendencia y que algunas de sus rivales ya implementan.

En el apartado de suspensiones el monoamortiguador y el amortiguador de dirección se mantienen de la versión pasada pero han sido revisados a detalle para brindar mejores sensaciones, en el eje delantero encontraremos una nueva horquilla invertida Kayaba de 43 mm y 120 mm de recorrido.

Las semejanzas con la YZR-M1 son notorias desde hace unos años

En el frenado se mantiene el doble disco delantero de 320 mm con pinzas monobloque de cuatro pistones, existe aún una lista de componentes que se conservan como los rines, el subchasís de magnesio, depósito de aluminio, quickshifter, etc.

YZF-R1M
La fibra de carbón aporta a la reducción de peso, tanto que las diferencias de peso entre ambas es de sólo un kilo (202 kg para la R1)

Para la versión más radical encontramos una nueva horquilla delantera invertida presurizada Öhlins ERS NPX con cartucho de gas integrado, por otro lado el monoshock trasero del mismo fabricante fue recalibrado. En ambos ejes se los ajustes se gestionan a través de un sistema electrónico centralizado y semi-activo.

Como lo dicta la tradición, el carenado está fabricado por completo en fibra de carbón, lo que beneficia en la reducción de peso y aporta muchísimo en la estética. En algunas partes del mundo estarán disponibles a partir de septiembre, para nuestro mercado seguramente tardará un poco más, será cuestión de esperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.