Yamaha XSR900 Abarth “Joya Limitada”

La satisfactoria década de colaboración entre Yamaha y Abarth (preparador de FIAT y ahora dedicado a la comercialización de la gama deportiva de la marca italiana) ha provocado la creación de esta versión sobre la XSR900. Inspirada en los valores transmitidos por la mítica firma italiana, ya tuvo su precedente la FZ1 Abarth, hace ya casi una década. La XSR900 Abarth es más que un cuidado ejercicio estético y se sitúa como toda una radical deportiva de estilo Vintage y que, recordamos, tiene su origen en la excitante MT-09. Toda una Cafe Racer de acentuado diseño neoretro.

Mecánica Conocida

A los mandos, la posición está totalmente polarizada por el nuevo manillar y supone toda una interpretación de los míticos tres piezas. La Abarth obliga a doblar el espinazo y abrazar la dirección. Con nuestra cara bien próxima al cuadro de relojes. O la amas o la odias. Su sonido no es especialmente característico ni mucho menos elevado. Sin duda lo más excitante viene por la capacidad de subir las vueltas al tricilíndrico crossplane (cigüeñal calado a 270º) y para el que no se declaran diferencias de rendimiento con respecto a la versión estándar.

Acoplándonos a su radical posición, pero que dispone del espacio más que suficiente para acomodarnos. Eso sí, al ir casi sobre el depósito y cargando todo el peso en el tren delantero, invita a jugar con los cambios de nuestro peso al preparar la entrada a curvas. Los frenos cuentan con la potencia más que suficiente y su ABS no llega a resultar intruso. Reducimos de forma despiadada en busca de comprometer a la mecánica y el resultado es satisfactorio. El embrague antibloqueo que monta trabaja a la perfección cuando obligamos a que el tricilíndrico realice las funciones de los frenos. Momento en el que apreciamos que los neumáticos no sufren la más mínima pérdida de adherencia ni queja alguna en forma de chirridos.

Las suspensiones muestran su firmeza, aunque incluso con el asfalto en mal estado por el que llegamos a circular, durante su presentación en la isla de Cerdeña, no llegaron a transmitir una especial sequedad en su funcionamiento y cumplen sobradamente al explorar la estabilidad y el apoyo de su férreo bastidor doble viga de aluminio en todo tipo de circunstancias. Sin duda, el mejor ambiente de la XSR900 Abarth está en una revirada carretera de montaña e incluso en la pista de un circuito.

Faster Sons

Lo mejor lo encontramos al subir de vueltas. Su tricilíndrico siempre se encuentra rebosante de par motor y, además, no tiene reparos en ganar régimen de giro. La relación de cambio es acertada y la inserción de las marchas resulta precisa, aunque su tacto transmite cierta dureza, por lo que se extraña un asistente de cambio (como el que porta de serie la MT-09) dado su talante tan deportivo.

Bajo el prisma de perder el menor tiempo entre curva y curva. Como en la XSR900, dispone de control de tracción. Una muestra de las intenciones transgresoras por parte de esta hija predilecta entre las Faster Sons. La nueva cúpula cumple con su función y sin duda realza las líneas de la Abarth, junto al nuevo y exclusivo colín. Tras la cúpula, y con la sensación de querer escapar de ella, por su elevada posición, encontramos el mismo escueto cuadro de instrumentos que en la versión estándar. Cuenta con abundante información referida a distancias parciales, consumos, temperaturas. La XSR900 se radicaliza y lo hace en forma de atractiva edición limitada. La nueva posición a los mandos permite disfrutar de todo el potencial de su conjunto mecánico, pero también restringirá su uso a sólo los pilotos más experimentados. Su imagen y acabados enamoran y será todo un foco de atención sin duda.

Edición Limitada

Se producirá como edición limitada y sólo hay previsto una fabricación de 695 unidades. Cifra que es todo un guiño al modelo estrella de Abarth. Durante su presentación internacional a la prensa empleamos unidades pre serie y que no contaban con numeración en su placa identificativa (xxx/695) y que tras finalizar su función promocional nos enteramos que estaban destinadas a su total destrucción y nulo aprovechamiento. ¿Puedes creerlo? La Yamaha XSR900 Abarth se ofrece en una única opción cromática y que, evidentemente, hace clara referencia a la marca italiana.

{gallery}yamaha-xsr900-abarth{/gallery}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.