Suzuki Boulevard S40 – “BELLEZA MINIMALISTA”

El auge del motociclismo sigue, sin embargo hay ejemplares que a pesar de los años, han demostrado fuerza y aceptación, haciendo a un lado toda idea de evolución, quizá más por ser conservadoras, que retrógradas

El segmento de las Custom recae en manos de H-D, Indian o incluso Moto Guzzi, entre otras marcas, pero que para algunos, salen del presupuesto. La S40 de Suzuki tiene características propias de una Custom conservadora, pero acompañado de un precio razonable y prestaciones que permiten un uso polifacético, digamos que es una opción equilibrada.

“Hay que considerar que una custom tiene la cualidad de ser pesada y con un manejo que exige agilidad o experiencia, sin mencionar que sus capacidades dinámicas, siempre se verán limitadas.

Esta moto tiene la virtud de ser ligera, tanto como para confundirla con una de 250 cc, esta complexión compacta se logra gracias a su monocilíndrico de 650 cc y su aspecto es atractivo, combinando elementos como el ángulo de su horquilla y la forma del depósito que la hacen parecer una moto personalizada,

Los rines de rayos, motor en color negro, un escape cromado o el manillar alto con un soporte doble central, acentúan este carácter, rematado con una adecuada combinación de colores. Es una moto ágil funciona en ciudad y también tiene respuesta al salir a carretera, no es una auténtica viajera, como para considerarla cruiser, pero cumple con las expectativas.

Tenemos que considerar que tanto el mullido del asiento –un tanto rígido- así como su habitabilidad, no son los más adecuados para viajar en pareja, a menos, no rebasen (piloto y acompañante) el 1.70 m de estatura.

PRESTACIONES

No todas las marcas se aventuran a hacer una motocicleta con estas características por ello es que prácticamente no tiene competencia. Dentro de sus cualidades, destaca el empuje desde bajas vueltas, pero a partir de medio régimen deja de subir con facilidad y comienza a complicarse un poco para desarrollar velocidades carreteras. Sabemos que no son motocicletas para andar rápido pero podría mejorar.

El faro frontal es de diseño conservador pero de gran desempeño. Se acompaña de los direccionales tipo bullet

Su propulsor de 652 cc de un solo cilindro enfriado por aire, tiene sus pros y contras. A favor podemos mencionar su eficiencia calórica y consumos respetables de acuerdo a su dimensión sin mencionar que resulta muy económico de mantener. Por el contrario, el no poseer un radiador, limita sus capacidades y sin duda, aunque no vibra en exceso, podría cuidarse más este aspecto.

Su incansable monocilíndrico guarda comportamiento y eficiencia, ya es una reliquia moderna.

El ángulo de la horquilla da un aspecto de ser una moto larga, pero la realidad es que su distancia entre ejes no lo es. Permite moverse de buena manera en espacios reducidos, siendo así una buena opción para la ciudad. Para muchos el carburador es un elemento antiguo, cada vez lo vemos menos, pero sirve para bajar costos.

En cuanto a los frenos no hay ninguna objeción ya que su combinación de disco adelante y tambor atrás, son suficientes para que se realice una frenada segura; el tambor de gran diámetro, luce bien y le da más estilo al rin trasero. La transmisión final es la tradicional de este tipo de monturas, por banda dentada, lo cual la hace más resistente y le ayuda a mejorar su entrega en bajas revoluciones, a muchos les gusta como luce también.

HECHA PARA LUCIR

No cabe la menor duda que esta motocicleta esta pensada para un grupo de usuarios muy particular, amantes de este segmento, motociclistas experimentados aunque también es una excelente opción para los novatos, por ser una moto noble y ligera; sobre todo que se deja domar, para después pasar a alguna de mayores prestaciones.

Una gran opción para la ciudad, ya que la escasez de ejemplares en el segmento permite elegirla como una gran opción. No obstante, una de sus rivales más cercanas es la Street Rod 750 de H-D, donde el nivel de equipamiento, performance y manejo, existen cambios, incluso el precio crece a discreción.

El cuadro de instrumentos es sencillo, velocímetro, odómetro y un par de testigos luminosos

A cambio la Boulevard S40 ofrece una experiencia muy conservadora, digna de una custom, con un precio (110,490 pesos) y mantenimiento de lo más accesibles lo que permite entrar a un segmento a través de una moto muy conceptual, que luce muy bien y se desempeña de buena forma en distintas situaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.