Comparativa BMW G 310 GS – Honda XRE300 – Kawasaki Versys-X 300 “AVENTURA PARA TODOS”

La historia se reescribe en uno de los segmentos más buscados y hoy socorridos del motociclismo, el de las doble propósito ligeras, fue dominado por monocilíndricos de 650 cc pero ahora lo hace con motores de 300 cc o poco mas

Antes, salir de aventura citaba nombres –hoy legendarios- como KLR650, NX 400 o F 650 GS entre otros… motocicletas que tenían motor de un cilindro y eran enfriados por aire (excepto en la GS) pero que con esto, te dabas una idea de su intención: ser una doble propósito perfecta para salir a una aventura.

Motores considerados irrompibles por su configuración única, acompañados de una ciclística que, aunque hoy pueda sonar muy básica, podían conferir una gran experiencia con desempeño –casi- perfecto. Algunas se siguen vendiendo, pero, ante las nuevas necesidades y propia evolución del mercado, el cliente de hoy busca una moto que sea una real todo en una.

El motorista de hoy busca una motocicleta económica, buena para uso diario, con prestaciones suficientes para una breve aventura de fin de semana y sobre todo, que luzca como una Trail de buena talla. Esta nueva legión de motorizaciones de baja cilindrada está ganando terreno y popularidad en base a un desarrollo nuevo y ajustado para ofrecer esta expectativa.

NUEVA HISTORIA

Aprovechando la reciente plataforma de la G 310 R, decidieron darle un “twist” para otorgarle ciertas capacidades camperas. Un recorrido de suspensiones mayor, rin delantero de 19 pulgadas y claro, una apariencia que aplica el lenguaje de diseño de la familia trail bávara, pero ¿Qué tan acertado ha sido?

Lo que BMW Motorrad ofrece es una motocicleta de corte urbano, con una apariencia que evoca a las mayores de la familia. Respecto a la variante de origen, encontramos una apariencia más robusta, con la incorporación de un semicarenado de estilo campero total, con el pico de pato al frente, acompañado de deflectores laterales.

El pequeño panel de instrumentos, es el mismo que en el de la “R” con una pantalla monocromática de completa información y mandos prácticamente idénticos, excepto por el izquierdo, con el botón que desconecta el ABS.

La zaga, muestra el mismo acabado, diferenciado por la salpicadera y la enorme parrilla de carga. Los rines, aunque con el mismo diseño, cambian el diámetro, con el fin de aumentar su capacidad Off-Road, no obstante los rines de rayos no aparecen dentro del equipamiento adicional. En la parte ciclo, el chasís no sufre modificaciones, sin embargo las suspensiones aumentan sus recorridos a 180 mm en ambos ejes (140 y 131 mm en la naked).

AL MANEJO

Al subirte notas el cambio de altura, para algunos bastante drástico. El manillar aumenta su envergadura, aunque no ofrece una altura adecuada para una postura de manejo Trail. Por lo que en situaciones de tarrecería, no la vas a encontrar como la más cómoda para andar de pie.

La sensaciones del motor es igual a la 310 R, los 30.5 HP comprobados se hacen evidentes con una buena entrega de aceleración a la salida y torque suficiente como para no quedarte atorado en casi ninguna circunstancia. Las clásicas vibraciones a partir de las 6,000 rpm siguen presentes, y pueden volverse molestas conforme subas el ritmo. Pero hay que recordar que se trata de un motor monociclíndrico y aunque ello no lo justifica, si es parte de su esencia característica.

Las suspensiones actúan de lo mejor en ciudad, absorbiendo todas las imperfecciones de tu camino, tal y como en terrenos agrestes, sin embargo, ante una frenada de emergencia, o algún paso por zonas más dañadas, te dejarán percibir el tope de recorrido, sobre todo en la horquilla. El ofrecer un tacto más suave para su objetivo campero, se les ha ido de las manos, por ello, en carreteras sinuosas o pasos por curva más técnicos, se nota nerviosa, flotante, a veces, más de lo que quisiéramos.

La intención de ser una GS está presente, con un manejo diferente a la naked y con la incorporación del botón de desconexión del ABS para mejorar su comportamiento en Off-Road, complementado también con un escape elevado y neumáticos de pastillas agresivos.

AVENTURERA REAL

Para Honda el proceso evolutivo culminó de una forma poco esperada para muchos, al ofrecer una montura que supo crecer respecto a la vieja y bien recordada Tornado 250, pero “encogiéndose” por llamarle así dimensionalmente respecto a la Falcon 400. Se trata de la XRE300, la Light Trail de Honda es una opción divertida y diferente. Respecto a la Tornado, ha ganado prestaciones en seguridad y potencia.

Porta freno de disco en el eje trasero y tiene neumáticos más anchos. Los 50 cc extra que ganó en motor, los percibes de inmediato al cargar con equipaje o pasajero, pero no existe una diferencia abismal. Los del ala dorada han hecho buen trabajo con esta entrega, mitigado las vibraciones que tanto molestaban en la conocida Falcon, pero… debemos cuestionar un poco esta renovada trail

Para los propietarios o ex-propietarios de una Tornado, en la XRE300 mantienen ese ADN endurero/aventurero pero con toda la fiabilidad para ser una moto de ciudad cómoda. El enorme radio de giro en la dirección se preserva, aunado a una postura de manejo adecuada, con la espalda casi recta y los brazos a una altura conveniente. Incluso parado, te sentirás cómodo para surcar los terrenos más complicados.

El enorme recorrido de suspensiones es evidente y de hecho, la más alta de la comparativa. Porta un nuevo instrumento digital, con pantalla de colores invertidos y gráficos modernos, aunque queda a deber el testigo de marcha engranada, no obstante, es capaz de proyectar datos como consumos parciales y totales, doble contador de viaje y nivel de combustible.

EN ACCIÓN

La XRE es una revolución de sensaciones. Una motocicleta que, durante la prueba en ciudad mantuvo el temple esperado, con eficiencia y comodidad, perfecta para esquivar tránsito y entrar a vías rápidas. Topes, imperfecciones y baches no son obstáculos.

En carretera, lo único que te limita son sus neumáticos de pastillas, agresivos y adecuados para terracería, pero que en superficies húmedas o de bajo grip en asfalto, te recordarán bajar el ritmo. Las suspensiones -horquilla convencional al frente y monoshock con ajuste único de precarga- actúan con firmeza suficiente para un trazado óptimo, sin embargo, sus amplios recorridos te dan la libertad que necesitas para salir de la carretera y explorar nuevos caminos.

El motor de 291.6 cc es progresivo, suave y prácticamente, libre de vibraciones. De nuestra comparativa, el más económico y fácil de llevar a ritmos mixtos. Destaca por su entrega de torque, ideal para ser una todo terreno; si lo que buscas en velocidad punta, durante nuestra prueba en condiciones controladas no pudimos ir más allá de 140 km/h, sorprendente, pero suficientes para sus capacidades.

CORAZÓN VERDE

Kawasaki no podía quedarse fuera, con la Versys X 300, es de las pioneras de este segmento y lo han hecho en grande. Esta light trail aprovecha las bondades del bicilíndrico en paralelo que, quizá con mayor fama, su hermana la Ninja 300 ha explotado en grande, claro, adecuado para ofrecer prestaciones más cercanas a las de su segmento. De hecho, es la única bicilíndrica de nuestra comparativa.

Se trata de una trail en toda la extensión de la palabra. En apariencia, luce refinada y con dimensiones dignas del segmento. El semicarenado es herencia directa de la familia Versys y su windshield es el de mejor desempeño, aunque sin posibilidades de ajuste.

Al tacto, se percibe calidad en todos sus apartados. Una botonería cuidada, de acceso ergonómico, con botón de luces intermitentes -la única en ofrecerlo-, pero si pagas la versión con ABS, no ofrece la posibilidad de desconectarlo. El instrumento mezcla un gran reloj tacómetro analógico con un pequeño display.

La postura es cómoda, con puños de gran confort y excelente grip; el asiento de doble altura, ofrece mullido agradable, mientras que los posapiés, están ubicados a una altura y distancia perfecta para su intención, una premium en todo sentido. ¿Llevará ADN de la KLR mezclado con las bondades Versys?

DESMINTIENDO PARADIGMAS

Su motor declara 296 cc y eroga una sensación especialmente suave. Olvídate de vibraciones molestas, aquí eso no existe. Su enfriamiento por agua es un punto a favor, se ha cuidado el manejo de temperaturas pero en consumos la del ala dorada sigue ganando. Con entrega suave y progresiva.

A ritmos bajos y medios apenas conocerás su carácter, por lo que en terracería, sin ser la más alegre, tampoco demerita tus intenciones aventureras; en ciudad, su comportamiento es de lo más llevadero, con buenas reacciones. En la parte ciclo equipa horquilla con barras de 41 mm y monoshock de botella independiente (sin ajustes) con recorridos muy justos, los más limitados de esta comparativa, y aunque actúan con buen desempeño, esto se debe a la buena altura libre al piso.

En el test off-road, nos dejó conocer sus topes de desempeño con facilidad, deberás cuidar de no rozar el cárter o el multiple de escape, hay que recordar que de las tres, es la más turística.

Sobre asfalto no tiene rival, a ritmos altos, carreteros o de autopista, el bicilíndrico demuestra su verdadero carácter y en conjunto con la firmeza de las suspensiones, avisan que es su ambiente preferido, si quieres una dual-sport más campera, mejor invierte en la conocida KLR650. La frenada, impecable y el poder elegir con o sin ABS es ventaja total. Nuestra unidad de pruebas no contaba con tal, por lo que nos limitaremos a hablar de su capacidad de intrusión, aquí la BMW mostró un comportamiento aceptable.

CONCLUSIONES

En definitiva, una comparativa interesante, no negamos que faltaron un par de invitadas. Estas que cubican los 300 cc demostraron grandes capacidades y enfoques muy diferentes, con capacidades que sabrán satisfacer las necesidades de cada cliente. La llegada de los bávaros a este segmento demuestra su intención por la diversificación de productos, pero también, con ciertas areas de oportunidad que los de Honda han sabido manejar con experiencia a través de su XRE300, siendo la más divertida en el off-road y un punto que en ciudad puede ser de gran ayuda, pero, que para una escapada de gran kilometraje, la Versys conquistará con creces, demostró refinamiento y comportamiento por demás agradable.

CLASIFICACIÓN FINAL

KAWASAKI VERSYS-X 300 $140,990 pesos
La más veterana, llegó para demostrar que es verdadera trail. La Versys es esa montura balanceada, refinada y cómoda que mostró un enfoque 60/40 On-road y Off-Road respectivamente. También es la menos accesible, pero justificada en cada apartado. Lo que busca este segmento es balance y no solo destacar sobre un enfoque y es aquí que la “Kawa” no dejó punto de quiebre.

BMW G 310 GS $123,100 pesos
Para BMW Motorrad queda un buen terreno que recorrer en las bajas cilindradas. Respecto a la G 310 R ésta GS ha perdido puntos en dinámica, no así en su comportamiento citadino, ofrece una estadía mucho más cómoda, con una marcha que presume suavidad y un radio de giro ideal, en las capacidades Off-Road esperamos encontrar más pero por ahora lo hace bien.

HONDA XRE300 $93,990 pesos
En Honda tenemos una montura que ha sabido evolucionar y que, como dual-sport no queda a deber. Tan solo en apariencia connota su intención de ser una aventurera, la XRE300 se corona como la mejor campera. No obstante, este ADN la deja en desventaja sobre el asfalto, por lo que su flexibilidad de uso limita sus capacidades turísticas, no así en ciudad, donde fue nuestra favorita por eficiencia y comodidad. Queda a deber un motor más moderno y al menos la opción de equipar ABS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.